Horóscopo de Hoy

Los viajes astrales

Llamamos viaje astral a la experiencia que vive una persona (a través del sueño, de la hipnosis, etc.) mediante la cual se traslada a un lugar distinto del lugar en el que se encuentra su cuerpo físico y en el que nunca antes había estado. Cuando alguien vive esta experiencia es capaz de percibir toda clase de sensaciones e incluso puede entablar conversación con otras personas siendo totalmente consciente y teniendo sus facultades totalmente normales, a sabiendas de que pese a lo extraño de la situación que está viviendo, no es fruto de su imaginación y no está soñando, por lo que no puede ser fruto de su fantasía.

En este tipo de experiencias, también llamadas experiencias fuera del cuerpo,las personas pueden viajar a lugares en los que nunca antes habían estado, recordando a posteriori toda clase de detalles que coinciden con la realidad (juega por tanto en ellas un papel importante la percepción extrasensorial). De ahí que no se les pueda considerar sueños. También puede suceder que alguien experimente un viaje astral sin necesidad de ir a un lugar desconocido. Puede darse el caso de que se quede en la misma habitación en la que duerme y viendo cómo abandona su propio cuerpo.

Persona experimentando un viaje astral

Los viajes astrales son una experiencia humana universal. No porque afecten a muchas personas, sino porque quienes los han experimentado, pese a ser personas culturalmente opuestas y sin relación entre sí, coinciden en describir la misma clase de sensaciones.

Suelen darse una sola vez en la vida. A menudo están provocados por enfermedades, sobre todo las que son de carácter terminal y también por grandes tensiones emocionales. En la mayoría de los casos, ocurren en sueños sin haberlos provocado deliberadamente. Muy pocas personas afirman haber conseguido hacer un viaje astral de forma intencionada.

Son experiencias profundas en la vida de quienes las experimentan. A menudo les afectan considerablemente ya que la persona que la vive siente que ha tenido la experiencia de estar vivo y consciente sin su cuerpo físico, y en consecuencia, empieza a creer desde ese instante posee algún tipo de alma que sobrevivirá a la muerte corporal. Cambia por tanto su modo de ver la vida.

La mayoría de las personas que han vivido un viaje astral coinciden en señalar que se trata de una experiencia satisfactoria, aunque al mismo tiempo tiende a generar preocupación en quien la vive pues la mayoría de las personas no saben cómo interpretarlas ni tampoco que es algo que sucede todos los días a muchas personas.

¡Coméntalo!