Horóscopo de Hoy

La aromaterapia

Los seres humanos siempre han olido las flores, y ya las primeras civilizaciones que existieron sobre la Tierra fueron conscientes de las transformaciones concretas que las fragancias procedentes de las plantas y flores producían en ellos.

Las plantas más raras, costosas y aromáticas se ofrecían en sacrificio a los dioses. Entre ellas estaba el incienso. Las razones para usarlo eran por un lado agradar a las divinidades, y por otro, influir en los adoradores ya que el humo que desprendía el incienso quemado, elevaba inmediatamente la participación espiritual de los asistentes al rito.

Con el tiempo se descubrió también que otras fragancias estaban estrechamente vinculadas con propósitos mágicos concretos como el amor, la curación, la conciencia psíquica, la purificación y el el sexo y empezaron a utilizarse en la celebración de rituales mágicos y hoy continúa haciéndose.

La aromaterapia convencional o aromaterapia holística se está haciendo muy popular para la curación del cuerpo y la mente y ya se experimenta con ella en muchos hospitales. Se ha convertido en una alternativa para aquellas personas que no están satisfechas con los medicamentos que "tratan el síntoma y destruyen la enfermedad" Es un arte complejo practicado por profesionales mediante el cual se utilizan los aceites esenciales extraídos de las plantas para masajear el cuerpo, o se aspiran, a fin de producir el efecto fisiológico, mental o emocional deseado.

Mientras que la aromaterapia mágica es una rama de la holística que se practica mejor en solitario y que no requiere de conocimientos profesionales. No está especialmente dirigida a la curación, aunque también puede utilizarse para ello, sino que se orienta hacia la consecución de un fin concreto. Combina la inhalación de los aromas de las plantas con la visualización del objetivo que se busca conseguir.

Podemos inhalar el aroma de una planta para practicar la aromaterapia mágica de diversas formas: a través de la planta fresca, de materiales secos de la planta (como por ejemplo sus hojas) o de sus aceites esenciales.

Los aceites esenciales son líquidos transparentes que se evaporan con rapidez. Estas sustancias se producen de forma natural en el interior de determinadas plantas y son extraídos mediante métodos químicos. Suelen ser caros de adquirir pero se utilizan en cantidades muy pequeñas, por lo que duran mucho tiempo. Están tan concentrados que una sola gota en un trocito de algodón es suficiente para un ritual de aromaterapia.
La mayoría de los aceites esenciales no son tóxicos y el cuerpo los asimila fácilmente a través de la nariz y los pulmones mediante la inhalación o a través de la piel durante el masaje.

Una vez inhalemos el aroma de la planta que hayamos escogido, debemos llevar a cabo el proceso de visualización. Es más sencillo de lo que parece. Consiste en crear imágenes en nuestra mente. En aromaterapia debemos visualizar la imagen de la transformación que queremos conseguir. Por ejemplo, si queremos encontrar el amor podemos visualizarnos a nosotros mismos paseando tranquilamente de la mano con otra persona.

Una vez que ya sabemos cuál es nuestro objetivo llega el momento de elegir el aroma que utilizaremos.

¡Coméntalo!