Horóscopo de Hoy

Un Halloween de miedo

Noche del treinta y uno de octubre, Halloween. Una fecha que a nadie pasa inadvertida. Seguro que tanto si eres creyente (se dice que esta noche los espíritus entran en contacto con los humanos) como si no, te parece una fecha perfecta para disfrazarte y acudir a una fiesta divertida en buena compañía. Pero, ¿y si tus amigos te proponen hacer la fiesta en tu casa? Tranquila, no busques excusas tan rápido. No es tan complicado (ni tampoco tan caro) organizar una super fiesta. Te damos las claves para que te conviertas en la anfitriona más divertida y espeluznante de Halloween.

Empieza por la lista de invitados. Necesitas saber cuántos asistentes acudirán a tu fiesta, pero antes lo lógico es que los invites. Lo mejor es que cuentes con la gente que sabes que tiene el mismo espíritu de Halloween que tu. Ya sabes, nada de escépticos que acudan a la fiesta sin disfraz. Avísales con tiempo para que puedan preparar su disfraz de terror (importante, un disfraz de miedo por favor).

Continúa por la decoración. Toda fiesta de Halloween que se precie debe desarrollarse en un ambiente tenue, oscuro, lleno de telas de arañas… así que ya sabes, llena tu casa de las clásicas calabazas decoradas con una vela en tu interior, coloca un gran cartel de bienvenida a tu fiesta en la puerta de entrada y no te olvides de colgar algunas momias, brujas y murciélagos de puertas y ventanas.

La cena. No necesitas complicarte mucho, es tan solo cuestión de imaginación. Te damos algunas ideas.
- Dedos de difuntos: mezcla y bate 60 gramos de margarina, 45 gramos de azúcar blanca, 45 gramos de azúcar moreno, 2 huevos, 125 gramos de harina y una cucharadita de extracto de vainilla. Con esta masa, moldea pequeños trozos con forma de dedos (puedes usar un cuchillo para hacerles la marca de los nudillos) y mételos al horno durante quince minutos. Cuando los saques, solo tienes que colocar en un extremo una almendra con un poco de miel para simular la uña. Si quieres darle un toque más tétrico, prueba a poner un poco de mermelada de fresa en el otro extremo.
- Cocktail del conde Drácula: mezcla en una coctelera zumo de frambuesa y zumo de manzana. Agítala, añade unas rodajas de naranja para decorar y sírvelo bien frío. ¡Buenísimo!

Los dulces. Aunque quizá tú y tus amigos no seáis muy de dulces, es probable que alguien llame a tu puerta diciendo eso de "¿Truco o trato?" Compra caramelos, chocolatinas y chucherías, mézclalos y déjalos a mano junto a la puerta. Así no tendrás que correr hasta la cocina cuando suene el timbre.

Matar el tiempo. Tu fiesta será un éxito si preparas uno o varios juegos con los que entreteneros. Si el clásico "comer las manzanas colgadas sin usar las manos" no te convence te proponemos otros alternativos.
- Descubre al vampiro: prepara unos cuantos sobres en blanco y uno que contenga la palabra "vampiro" así como unas cuantas pegatinas rojas. Mézclalos y deja que cada invitado que llegue a tu fiesta coja un sobre para saber qué debe hacer. En este caso el protagonista será quien abra el sobre con la palabra "vampiro" y su misión será "morder" a sus víctimas sin ser descubierto. Cada víctima a la que muerda lucirá una pegatina roja en su cuello y estará eliminada. Todos los demás participantes deberán tratar de descubrir al vampiro, pero si acusan a alguien de serlo y se equivocan, serán también serán eliminados del juego.
- La caja de los horrores: para jugar necesitas preparar una caja con todo tipo de cosas desagradables. Pueden ser unos gusanos, gelatina o hígado de cerdo. El juego consistirá en que alguien meta la mano con los ojos vendados en la caja y trate de adivinar de qué se trata.

Otros detalles. Si quieres sorprender a tus invitados ¿por qué no gastarles alguna pequeña broma? Puedes recurrir al clásico el cubito de hielo con la araña dentro o al cigarrillo que explota al encenderse o fabricar tu propia broma. Es muy fácil. Ata un hilo a algunos libros que tengas en una estantería y cuando todo el mundo se encuentre despistado pasándoselo bien, tira del hilo haciendo que caigan al suelo. Seguro que algún despistado se lleva un buen susto. Y si quieres poner la guinda a tu fiesta de Halloween presta atención a esta última idea. Graba en un cd sonidos de tormentas, gritos, aullidos de lobos o pasos en mitad de la noche y ponlo de fondo en tu fiesta en lugar de la habitual música. Tus invitados buscarán desconcertados de vienen esos ruidos.

¡Coméntalo!