Horóscopo de Hoy

Navidad

El 25 de diciembre es una de las fechas más importantes para el cristianismo ya que celebra el nacimiento de Jesucristo. Aunque no siempre el cristianismo ha celebrado la Navidad en esta fecha. Fue en el siglo IV cuando se decidió trasladarla al 25 de diciembre. Anteriormente se habían utilizado otras fechas como el 5 de enero, fecha del nacimiento de Jesús en Belén.

Otras tradiciones como la china, hindú o la griega consagran también esta fecha a distintas solemnidades religiosas ya que antiguamente la asimilaban al nacimiento del Dios Sol con motivo del solsticio de invierno. El cual lugar tiene lugar entre el 20 y el 23 de diciembre en el hemisferio norte.

En esta fecha especial del 25 de diciembre en la que las energías del universo fluyen con intensidad, son muchas las cosas que podemos hacer para atraer a la buena suerte. Podemos por ejemplo, colocar herraduras, campanillas, muérdago y acebo en nuestra casa. También podemos hacer un pequeño regalo a alguien que sea importante para nosotros, o incluso también a un desconocido. Así agradeceremos al Cosmos lo recibido durante ese año.

Pero si preferimos hacer un ritual más concreto que atraiga a nosotros la felicidad o la protección, estas son algunas ideas.

Ritual de Navidad para la felicidad
Este es un ritual que podemos hacerlo solos o acompañados de dos personas más. Si lo hacemos solos necesitaremos una vela roja o dorada, una vela blanca, purpurina dorada y una caja de cerillas. Mientras que si lo hacemos con varios amigos, necesitaremos además una vela blanca para cada uno de ellos.
Buscaremos un sitio tranquilo y empezaremos nuestro ritual encendiendo la vela roja o dorada con una cerilla. A continuación diremos:

Poderes del Sol y de la luz, en este día, cuando el Sol alcanza su menor fuerza y, al mismo tiempo, comienza su lento camino de renacimiento, cuando nace el niño Dios Sol, os pedimos que iluminéis esta vela con la fuerza del renacimiento y el poder del crecimiento.

Meditaremos frente a la vela y después encenderemos de la vela central un máximo de tres velas (una por cada participante). Las dejaremos arder unos minutos y las apagaremos sin soplar. En cambio dejaremos que la vela roja arda hasta consumirse. Después arrojaremos purpurina dorada al aire sobre nosotros mismos, sobre nuestros amigos que han participado y también sobre las entradas de la casa diciendo:

Que este polvo dorado ilumine el camino de llegada a la buena fortuna.

Al terminar podemos hacer un intercambio de pequeños regalos con nuestros amigos que han participado o en el caso de que lo hayamos hemos hecho solos, podemos regalar algo a alguien especial para nosotros.

Además guardaremos las velas blancas, ya que podremos utilizarlas durante el año cuando tengamos una petición sobre salud, prosperidad, amor etc. Lo único que tendremos que hacer será encenderlas y dejarlas arder hasta que se consuman mientras pronunciamos una oración con nuestra petición. Después tendremos que permanecer meditando frente a ellas durante 15 minutos.


Ritual de Navidad para la protección
Podemos hacer este ritual para pedir al Universo que nos proteja a nosotros o a otra persona.
En ambos casos necesitaremos para realizarlo: un saquito de tela rojo, romero, muérdago, acebo, un diente de ajo, una pequeña herradura o una campanilla, una vela roja, sal, purpurina roja, un cordón negro y una caja de cerillas.

Empezaremos encendiendo la vela roja con una cerilla y diremos:

Fuerzas protectoras de la luz, que en esta fecha hacéis arder de nuevo el fuego del cielo iniciando su lento camino de nuevo crecimiento, ¡escuchadme! ¡oid mi ruego! Haced descender sobre este saquito y sus materiales el poder de protección para que mis / sus enemigos, físicos o mágicos no puedan llegar hasta mí / él / ella mientras su fuerza esté conmigo /con él / con ella.

Dejaremos que la vela arda entre 15 y 30 minutos y después abriremos el saquito para colocar en su interior el romero, el muérdago, el acebo y la herradura. Añadiremos una pizca de sal y otra de purpurina roja. Si lo estamos fabricando para otra persona también podemos incluir si queremos una foto de ella.

Finalizaremos nuestro ritual atando el saquito con el cordoncillo negro y diciendo estas palabras:

Fuerzas de la luz, os doy gracias por vuestra protección. Haced que este saquito recoja vuestros poderes y que, por vuestra mediación, nadie pueda dañarme (o dañarle si nos referimos a otra persona), ni a mí ni a mi casa, debilitando sus poderes malignos y creando a mi alrededor y al de los míos un muro impenetrable frente al que mis enemigos nada puedan. ¡Así sea!

Dejaremos el saquito junto a la vela hasta que ésta se consuma por completo y después colocaremos el saquito en la puerta de nuestra casa o lo llevaremos con nosotros. Si hemos hecho el ritual para otra persona, se lo entregaremos y le daremos las mismas indicaciones.



¡Coméntalo!