Horóscopo de Hoy

Los eclipses

Llamamos eclipse al fenómeno que se da cuando se produce la ocultación transitoria total o parcial de un astro por interposición de otro cuerpo celeste. De modo que los eclipses pueden ser de Sol o de Luna, parciales o totales.

En la antigüedad se consideraba a los eclipses portadores de malos augurios, por ello eran muchos los pueblos que llevaban a cabo todo tipo de rituales mágicos para ahuyentar a lo que ellos creían que era un monstruo que se estaba intentando tragar al Sol o a la Luna.

Actualmente estas creencias se han desterrado y los eclipses no generan ningún tipo de miedo. Sin embargo, pueden afectar a nuestras vidas dependiendo del punto de nuestra Carta Astral sobre el que se forme el eclipse. Si afecta a una parte importante de ésta
puede suceder que tengamos dificultad para dormir o que experimentemos algún tipo de cambio en nuestra conducta habitual. Si el eclipse es de Sol, éste puede provocar incluso significativos cambios en nuestra vida, como un cambio de casa, de trabajo, etc.
Pero dichos efectos no se limitan exclusivamente al día en el que se produzca el eclipse, sino que pueden empezar a darse desde quince días antes de su formación hasta casi un mes después, en el caso de los eclipses de Luna, o desde unos meses antes hasta varios meses después en el caso de los eclipses de Sol.

Eclipse de sol

A la hora de observar un eclipse no debemos mirarlo a simple vista ni tampoco a través de gafas de Sol, radiografías, CDs o DVDs, negativos velados, papel de aluminio, cristales ahumados, gafas de soldador… puesto que nos podría ocasionar importantes lesiones irreversibles en la córnea y quemaduras en la retina. Tampoco se deben usar cámaras de fotos o vídeo para verlo a través de ellas, ni prismáticos o telescopios que no tengan filtros adecuados, ya que éstos, al amplificar la imagen, pueden provocar lesiones oculares más graves y en menos tiempo. Para garantizar una observación segura tenemos dos opciones: utilizar unas gafas de eclipse o un telescopio equipado con filtros de cristal óptico, de polímero negro metalizado o de tipo Mylar.

El 20 de marzo tendrá lugar el primero de los cuatro eclipses que se producirán en 2015 (dos de Sol y dos de Luna). En este caso se tratará de un eclipse total de Sol a 29 grados de Piscis que por darse en esta fecha, servirá también para despedir el invierno y dar la bienvenida a la primavera en el hemisferio norte.
Será visible desde África, Europa y parte de Asia. Aunque en algunos países se verá como parcial, es decir, la Luna no tapará por completo el disco solar, lo que hace que el Sol adopte una apariencia similar a la de la Luna en fase creciente o menguante. El eclipse no se verá ni en América, ni en la Antártida, ni tampoco en Oceanía. En España el eclipse será parcial y si las condiciones atmosféricas lo permiten, será visible desde cualquier punto de su territorio, aunque no con el mismo grado de intensidad. La Coruña será la provincia donde mejor se vea puesto que el oscurecimiento será del 76%, mientras que en Almería será del 57,5%.

Este eclipse total del 20 de marzo influirá especialmente en los últimos grados de los signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario y Piscis) y en los primeros de los cardinales(Aries, Cáncer, Libra y Capricornio). Así como para quienes tengan importantes puntos de sus cartas astrales en dichas zonas. Todos ellos un poco antes y unos días después podrían ver alterados sus hábitos de alguna forma y vivir circunstancias poco habituales.

¡Coméntalo!