Horóscopo de Hoy

Encuentra a tu pareja ideal

Todas las personas aspiramos a encontrar a nuestra pareja ideal. En más de una ocasión hemos imaginado cómo sería su aspecto, su personalidad, cuáles serían sus aficiones e incluso como sonaría su tono de voz. Normalmente esa imagen de pareja ideal se empieza a construir en la adolescencia y cambia a lo largo de los años influenciada por nuestro propio proceso de cambio asociado a la madurez, y también por la experiencia de haber conocido a personas que no encajaban en esa imagen y que pese a eso, nos cautivaron.

Por lo tanto con el tiempo el concepto de pareja ideal pasa a ser un patrón más que un objetivo. El objetivo, sin embargo, continúa siendo el mismo: encontrar a esa persona que nos haga feliz y con la que nuestra vida sea perfecta.

Evidentemente no existe una fórmula infalible para conseguirlo, aunque a nuestra disposición tenemos un arma importante: nuestra intuición.

Además, existen una serie de principios que aunque pueden resultar demasiado obvios conviene recordar:
- No podremos elegir adecuadamente a nuestra pareja si no nos conocemos lo suficiente como para saber qué necesidades (emocionales, afectivas, sociales, etc) tenemos.
- Debemos elegir como pareja a alguien capaz de sacar lo mejor de nosotros mismos y de ayudarnos a crecer como personas.
- Debemos guiarnos por nuestro corazón, por supuesto, pero también por nuestra cabeza.

El concepto de pareja ideal es algo totalmente subjetivo influenciado por la idea de belleza que cada uno tenemos. Todos buscamos a alguien que nos resulte atractivo de contemplar, pero para cada uno serán diferentes los rasgos que provoquen esa atracción.

En la complicada búsqueda de nuestra pareja ideal podemos recurrir a la astrología. Existen una serie de compatibilidades entre signos que atienden a los rasgos propios de las personas nacidas bajo la influencia de uno u otro signo. Pero la complejidad del ser humano es inmensa, y los factores que hacen que una relación funcione son numerosos.

Pareja ideal

Profesionales de la salud mental de todo el mundo han estudiado las posibilidades de éxito o fracaso de las parejas formadas por personas con rasgos coincidentes y opuestos en su personalidad. Estas son algunas de sus conclusiones:

- Impulsivo + Impulsivo: Necesitarán una vida económicamente desahogada para no acabar en la ruina. Por otro lado si la impulsividad de ambos se traduce en una tendencia hacia la autodestrucción, la unión de ambos no funcionará.
- Impulsivo + Prudente: Pueden llegar a encontrar el equilibrio mutuo, pero también puede suceder que una persona trate de cambiar a la otra y entonces no funcione.
- Extrovertido + Extrovertido: La unión de ambos funcionará siempre y cuando no traten de competir entre ellos.
- Extrovertido + Introvertido: Si la persona extrovertida logra que la introvertida cambie, la unión será buena. Mientras que si la persona introvertida pretende limitar las actividades de la extrovertida, todo apunta a que surgirá el conflicto entre ambos.
- Introvertido + Introvertido: Probablemente serán dos personas que se apoyarán mucho la una en la otra, sintiéndose especialmente unidos.
- Desconfiado + Desconfiado: Compartirán su forma de ver el mundo y a las personas que forman parte de él, por lo que puede salir bien. El reto será para ambos confiar plenamente el uno en el otro.
- Desconfiado + Confiado: Lo más probable será que la persona desconfiada mantenga una distancia con la gente y sospeche ante determinadas actitudes. Algo que con toda seguridad la parte confiada de la pareja no entenderá y que acabará provocando su enfado.
- Sentimental + Sentimental: Sabrán entenderse perfectamente en su círculo de emociones de todo tipo. Las peleas y reconciliaciones serán constantes pero la relación puede ser buena.
- Sentimental + Frío: Esta unión suele provocar un círculo vicioso en el que la persona sentimental exige a la otra que demuestre más sus sentimientos, mientras que esta última cada vez se cierra más, por lo que la primera cada vez le presiona más para que demuestre lo que siente.
- Dominante + Dominante: Ambas personalidades tienden a querer el control de cualquier situación, por lo que a priori, no parece que vaya a tener éxito una unión de este tipo.
- Dominante + Sumiso: Es una combinación bastante común. El éxito entre ambas personas estará en que cada uno dentro de su rol, se acerque hacia el punto intermedio. Si lo hacen, serán muy felices.

¡Coméntalo!