Horóscopo de Hoy

El Reiki

Es instintivo. Nos duele la cabeza, el estómago o una pierna y lo que hacemos es llevarnos la mano a esa zona. Estamos, sin saberlo, aplicando los principios del Reiki. Éste es un sistema de curación que fue redescubierto a finales del siglo XIX en Japón por el doctor Miako Usui tras haber desaparecido durante mucho tiempo.

Rei significa energía cósmica y Ki es la fuerza canalizada al interior del ser humano. El término Reiki es la unión de los dos principios, es la energía vital universal o fuerza universal de la vida.

Esta terapia milenaria utiliza las manos para canalizar precisamente esa energía vital universal, que está fuera, haciéndola fluir hacia uno mismo o hacia otras personas con el objetivo de curar enfermedades físicas o emocionales. Además, cualquiera puede practicar o recibir Reiki, ya que no se requiere de un don especial para ello. Se trata de una técnica que se puede aprender.

Mujer recibiendo Reiki

La tradición oriental en la que se basa el Reiki, al igual que hacen otras técnicas como el Shiatsu , parte de la idea de el ser humano es todo energía. De modo que cuando aparece una enfermedad, lo que la provoca en realidad es un bloqueo energético. La imposición de las manos en la zona enquistada, donde la energía ha quedado taponada, sirve para deshacer ese nudo que impide que la energía fluya y así devolver al cuerpo y a la mente su estado de armonía y bienestar original.

Pero para que el Reiki funcione realmente el enfermo debe participar de manera consciente en su propia sanación, adoptando una actitud positiva respecto a su salud. El motivo está en que el pensamiento positivo permite eliminar de la mente el concepto y la creencia de la enfermedad. Además, cuanto más receptivo es el paciente, más energía pasa a través de las manos del sanador, que no interviene de forma voluntaria sino que simplemente deja que la energía fluya libremente.

Los efectos terapéuticos del Reiki son numerosos pues actúa a todos los niveles, conscientes e inconscientes del ser humano. Entre sus múltiples beneficios se encuentran:
- Descubre la raíz de la enfermedad, normalmente relacionada con la dimensión emocional.
- Despierta y estimula las fuerzas intrínsecas de autocuración.
- Equilibra los circuitos energéticos y las funciones metabólicas del cuerpo.
- Libera las emociones reprimidas.
- Alivia las tensiones neuromusculares y los dolores de todo tipo.
- Aumenta la vitalidad física y anímica y el nivel de energía.
- Desarrolla y expande la conciencia a través de un progresivo proceso de autoconocimiento.
- Produce un estado de profunda relajación, calma mental y tranquilidad de espíritu.
- Aumenta el potencial creativo en todas las dimensiones del ser humano.

Por otro lado, tanto el receptor como el sanador pueden experimentar vivencias personales como puedan ser sensaciones de frío o calor, vibraciones, cosquilleo, recuerdos, imágenes, sonidos y mensajes del inconsciente, etc.

Por último, señalar que la práctica del Reiki puede combinarse con otras tećnicas de medicina alternativa o medicina convencional, tal y como sucede en muchos hospitales del mundo.

¡Coméntalo!