Horóscopo de Hoy

Cómo combatir el estrés

Hay quien lo considera el mal del siglo XXI, pero al margen de categorizaciones, está claro que el estrés afecta cada día a mayor número de personas, algunas de las cuales, ni siquiera son conscientes de que lo padecen.

A menudo se relaciona con el ambiente laboral pero son muchas y distintas las causas que pueden provocarnos estrés. Entre las que mayor estrés provocan se encuentran: el fallecimiento de la pareja o ser querido, un divorcio, una separación, una enfermedad, el matrimonio, un despido, la jubilación, etc.

Todavía está considerado por muchos un trastorno pasajero provocado por un exceso de tensión nerviosa acumulada que desaparecerá de forma natural cuando nos relajamos. Pero esto no es así, puesto que es una auténtica enfermedad. El problema está en la reacción que produce en nuestro cuerpo. Esa tensión nerviosa libera adrenalina y hace que nuestro cuerpo se ponga en alerta. Esta reacción se conoce como "reacción de huida o lucha" y hace que el sistema nervioso simpático se altere, el ritmo cardíaco y el respiratorio se aceleren, los vasos sanguíneos se dilaten, los músculos se tensen, los procesos digestivos se detengan y nuestros sentidos se afinen. Esta reacción resultaba muy útil para que nuestros antepasados pudieran cazar y escapar del enemigo hace millones de años. Pero ahora produce en nuestro cuerpo una acumulación de energía tan grande que al no ser liberada puede acabar conduciéndonos al agotamiento o a la enfermedad.

Controlar el estrés y tratar de eliminarlo sí es posible. Requiere en primer lugar, reconocer sus síntomas. Existen síntomas físicos (como problemas digestivos, pérdida de apetito, dolor de cabeza, problemas respiratorios, hipertensión, etc.) y también síntomas psicológicos (irritabilidad, pérdida del sentido del humor, apatía o depresión, etc) que evidencian que somos víctimas del estrés. Lo siguiente que debemos hacer es ser conscientes de que sí podemos vencerlo y en ese caso, podemos decantarnos por probar una o varias de estas técnicas anti-estrés.

- Respiración consciente
Consiste en regular de forma consciente el ritmo respiratorio.
Ejercicio: debemos apretar con el pulgar de la mano derecha la aleta derecha de la nariz y coger aire respirando por el lado izquierdo. Contener la respiración unos cuatro segundos, expulsarlo y repetir el ejercicio tapando con el pulgar izquierdo el lado izquierdo de la nariz.
- Yoga
Disciplina tradicional del cuerpo y la mente cuyo origen está en la India.
Ejercicio: Nos tumbamos boca arriba en el suelo con los brazos extendidos y la espalda recta. Flexionamos la rodilla izquierda y llevamos la pierna flexionada al lado derecho del cuerpo. Volvemos la cabeza hacia el lado contrario y nos quedamos en esta posición durante veinte segundos. Después repetimos el ejercicio con la otra pierna.
- Meditación
Busca liberar la mente de los pensamientos conscientes a través de un estado de concentración.
Ejercicio: en un lugar tranquilo, nos sentamos en el suelo con las piernas estiradas y la espalda apoyada. Juntamos lateralmente rodillas y tobillos y apoyamos nuestras manos sobre los muslos. Cerramos los ojos y nos concentramos en nuestra respiración.
- Masaje
Consiste en presionar, frotar o golpear rítmicamente ciertas partes del cuerpo para eliminar el dolor o aliviar tensiones.
Para eliminar las tensiones el masaje más eficaz es el de espalda, pero resulta conveniente acudir a un experto para que nos lo dé.
- Aromaterapia
Terapia que utiliza los aceites esenciales para combatir enfermedades. Lo hace mediante la inhalación y la aplicación de dichos aceites mediante un masaje en la piel.
Están especialmente recomendados para combatir el estrés los aceites esenciales de albahaca, vetiver, pino y lavanda.

A la práctica de estas técnicas debemos añadir algo importante como es una alimentación variada y baja en grasas, la práctica de actividades que nos hagan sentir bien y muy especialmente un cambio a una actitud más positiva y decidida ante la vida.

¡Coméntalo!