Horóscopo de Hoy

Ayurveda, la medicina tradicional india

El Ayurveda es el sistema de medicina tradicional indio y como tal forma parte del hinduísmo, siendo por tanto una forma de vivir en sí misma.

La filosofía fundamental del Ayurveda sostiene que el sufrimiento es enfermedad y la alegría es buena salud. Por eso afirma que ningún ser humano puede considerarse saludable si no tiene un cuerpo, una mente y un alma completamente sanos. Su objetivo es ayudar al hombre a mantener una vida en sintonía consigo mismo y con el mundo que le rodea. Para ello utiliza la medicina preventiva, así como cambios en la dieta, meditación, práctica de ejercicio como forma de curar las enfermedades que nos aquejan y vivir una vida saludable y dichosa.

El Ayurveda se centra en el concepto de los cinco elementos: fuego, agua, tierra, espacio y aire. Afirma que estos elementos componen el ser humano y el universo porque todo lo que existe está constituido por estos elementos, cada uno en distintas proporciones en cada ser.

El Ayurveda considera que los cinco influyen en el organismo de forma combinada e interrelacionada. A estas combinaciones se les llama doshas o humores. Los tres principales son: vata, pita y kapha. El sistema de doshas de un ser humano debe estar equilibrado para que el cuerpo esté sano y si están desequilibrados, provocan enfermedades. Pero el hecho de que lo estén es relativamente sencillo, pues cambian según factores como la estación del año en la que nos encontremos, nuestra dieta, el cansancio, estrés, el desequilibrio emocional, etc.
Por eso el objetivo del Ayurveda es equilibrarlos, de manera que las diferentes energías funcionen en perfecta armonía y eviten caer en los extremos.

La autocomprensión es la idea fundamental del Ayurveda y el primer paso para cuidar de la propia salud. Si conoces tu dosha, puedes llegar a conocer tu Prakruti (naturaleza). Si te comprendes a ti mismo, tus tendencias psicológicas, tus fortalezas y debilidades, al igual que los problemas de tu organismo, te será posible cambiar. Por eso es tan importante qué dosha nos domina.

VATA
Compuesto de aire y espacio. Está relacionado con el principio de movimiento. Está vinculado al sistema nervioso o los neurotransmisores del cerebro. Controla la respiración y la eliminación de residuos y se le considera seco, ligero y áspero. También regula la división celular, las actividades del corazón, los pulmones, el estómago y los intestinos. Un exceso de energía vata causará deshidratación, envejecimiento prematuro, piel seca y otras dolencias de la piel, Una insuficiencia de vata puede provocar una sensación de fatiga, letargo y mala circulación. Las personas con constitución vata son muy delgadas, lentas, y huesudas. Son personas discretas, muy activas mentalmente, creativas y que se expresan con un lenguaje rápido y confuso. Mientras que en cuanto a sus emociones son inestables, indecisos y cambiantes.
El pulso vata está entre las 80 y 100 pulsaciones por minuto.
Este dosha suele dominar en la vida a partir de los 56 años.
Si necesitamos equilibrar un exceso de Vata, lo haremos con calor y humedad.

PITA
Agua y fuego se asocian para crear pita. Se le relaciona con el principio de la transformación.
Se encarga de la conservación de la temperatura corporal, la digestión y el metabolismo, así como de la inteligencia. El estómago es el principal lugar donde está presente la energía de pita.
Las personas en las que predomina este dosha tienden a ser de tipo medio físicamente. Su piel es suave, les suelen salir canas pronto, y en el caso de los hombres, suelen tener alopecia. Se trata de personas con un metabolismo rápido y buen apetito. Les gusta los sabores fuertes, astringentes, amargos, dulces y las bebidas frescas. Son personas reflexivas, fuertes en sus convicciones y que tienen claras cuáles son sus metas en la vida.
El pulso pita está entre las 70 - 80 pulsaciones por minuto.
Este dosha suele dominar en la vida entre los 27 - 42 años, aunque también antes y después.
Pita puede equilibrarse con frío y tranquilidad.

KAPHA
Está formado por agua y tierra. Se asocia al principio de resistencia, motivo por el cual regula todas las funciones relacionadas con el agua, la resistencia y la masa corporal de nuestro organismo. Mantiene lubricadas las articulaciones y conserva en buen estado el sistema inmunológico.
La gente de tipo kapha tiende a ganar peso rápidamente. Suele tratarse de personas con problemas de obesidad a las que les cuesta mucho esfuerzo perder peso. Suelen ser lentos en sus movimientos, poco dados a la actividad física, tranquilos, hablan pausadamente y no malgastan su economía. Respecto a sus emociones son tranquilos y cuesta verles alterados. Su mente es igualmente pausada pero también brillante y exacta.
Duermen bien, aunque deberías tratar de no dormir demasiado.
El pulso kapha está entre las 60 - 70 pulsaciones por minuto.
Este dosha suele dominar en la vida desde el nacimiento y hasta los 15 años aproximadamente, aunque puede hacerlo algo después también.
Kapha se reduce aplicando calor, sequedad y luz.

¡Coméntalo!